Archivo de la categoría: política

¿Ahora o dentro de 10/15 años?

¿Cuánto queda?

Conocí a algunos actuales amigos hace unos años en EquoCórdoba. En aquel entonces era la alternativa que más se asemejaba a mi esperanza de conseguir algunos de mis pilares:

  • Democracia más participativa
  • Transparencia

Hablando del gran problema que “todos” señalamos: el bipartidismo o PPSOE (aunque a mi me gusta más PPSOEIU), nos preguntábamos cuánto tardaríamos en que la ciudadanía tomara conciencia y eligiesen cambiar las reglas del juego. Yo era “pesimista”, y le decía a Pedro que pensaba que aún faltaban algunos años, aunque, si finalmente conseguíamos tener algo que se pareciese más a una democracia sería genial.

¡PODEMOS! ¿Ya lo hemos conseguido?

Es curioso como con el “triunfo” de Podemos en las Europeas, la gente está como que se creen que ya hemos acabado con el tripartidismo, sin embargo, desde mi punto de vista, siguen quedando aún muchas elecciones si todo lo dejamos así y no damos un paso al frente.

Porque sucede, además*, una cosa, y es que PPSOEIU no se van a quedar quietos. De hecho, IU, siempre la primera en reaccionar en estos casos, ya se une a los “partidos alternativos”, curioso cuanto menos. No tardarán mucho PPSOE, si no quieren desaparecer en 10/15 años, en hacer parecer que cambian algunas cosas en sus partidos y eso podría ralentizar aún más la llegada de la verdadera democracia.

(Y digo además, porque a mi Podemos no me convence para nada. El simple hecho de hablar de izquierda y derecha me resulta muy muy cansino).

¿Verdadera democracia? ¿Pero de qué hablamos?

Pues podríamos hablar de democracia participativa, democracia directa o democracia líquida. Las tenemos de muchos colores. Desde luego, que lo que no tenemos ahora es DEMOCRACIA, ninguna. ¿Cómo combatir eso? Os sugiero que si tenéis interés reviséis algunos artículos de http://partidox.org/

¿Qué propongo?

Algo, aparentemente, muy sencillo.

Imaginemos que las declaradas ya alternativas (Equo, Podemos, PartidoX…) y sus votantes comparten algunos puntos muy básicos y lógicos para “restaurar” (¿la hubo?) la democracia, por ejemplo:

  • Revisar la ley electoral
  • Cambiar la periocidad de las elecciones (1 vez al año en vez de cada 4 años)
  • Transparencia REAL
  • Instaurar un sistema (o varios) de democracia participativa, directa y/o líquida (hay ya varias propuestas de varios partidos sobre cómo hacer esto).

Ok, compartimos esos 4 puntos, insisto en qué sería un ejemplo. De hecho, me parece que el punto más importante es el de votaciones más frecuentes y democracia participativa. Ya que de ese modo los demás puntos podrían venir sólos.

Pues bien, en las próximas elecciones todo partido que comparta esos puntos forma una coalición, aunque no sería una coalición al uso.

Dicha coalición tendría el objetivo de cambiar esos puntos comunes y urgentes, cualquier otro asunto que tuviesen que decidir lo harían mediante un método de democracia participativa interno, en el que no tuviesen que perder su “identidad” como partido.

Tal y como yo lo visualizo (quizás me equivoque), la idea es aprovechar la ventaja de formar “un gran partido” y tener muchos votos, y mantener a cada partido en su sitio y lugar, como si formasen parte de otro congreso interno, independiente pero más moderno y participativo.

¿Por qué?

Hay tres motivos, tal y como yo lo veo:

1. YA

Esto, si se hiciese, podría funcionar en las próximas elecciones. Sino, por muy bien que le vaya a las alternativas… habrá que esperar 4 años más (con muchísima suerte) a tener democracia.

2. Muestra de los partidos

Que un partido como IU o Podemos mostrase que no le importa “perder” sus votos para un bien común, que va más allá de la derecha y la izquierda, que habla, “simplemente” de democracia sería una muestra muy importante de ruptura y hacer las cosas de distinta manera.

3. Hack

Hacer esto mostraría que podemos hackear el sistema. Que los propios ciudadanos tenemos el poder de organizarnos “recuperar” nuestra democracia y, después, que cada partido siga por donde quiera. Eso sí, con unos cambios básicos.

¿Cómo hacerlo?

La parte más complicada, sin duda. Como ya lo veo, sería:

1. Buscar un Grupo de trabajo interesado.

Buscar gente que quiera participar en esta propuesta. Si son de partidos políticos está bien, si no lo son también. Da igual.

2. Definir

Definir exactamente cómo sería la propuesta, cómo sería esa organización interna, cómo se elegirían los candidatos para esa agrupación, etc.

3. Publicación en Change.org

La propuesta, iría dirigida a esos partidos, a cada uno de ellos. Se publicaría una campaña en Change.org y se buscaría que la gente conociese la propuesta y, si les gusta, fuesen los que presionasen “a sus partidos” para que la tomasen en cuenta.

 

Elecciones Europeas 2014 o Pensando por nosotros mismos.

Como decía Reincidentes: La historia de repite

Se acercan las elecciones Europeas y se pueden leer opiniones de todo tipo al respecto, como siempre.

Hay gente que votará a los que siempre han votado y otros que cambiarán y votarán a los que no votaron en las anteriores elecciones. Por otro lado, una minoría (se supone), buscarán otras opciones o no votarán porque no se creen nada y están hasta los cojones.

Sin embargo, yo tengo mi propia teoría al respecto. Creo que el problema de raíz que sufrimos a menudo es una falta de capacidad (o hábito) para pensar por nosotros mismos.

¿Por qué hay personas que votan lo mismo que votan/votaron sus padres? ¿Cómo se perpetua una decisión de ese calado durante 40 años? Claramente, porque nadie se ha detenido a pensar por sí mismo, y evitando influencias subjetivas y recuerdos pasados, lo que está haciendo.

piensa

Piensa por ti mismo

Cuando estaba, creo, en 4º de EGB y el profesor Don Carlos (que por cierto, re-encontré hace unos días por FaceBook) nos hizo la pregunta retórica: “¿Cómo sumaríais quebrados con distinto denominador?”, yo lo tomé al pié de la letra y me puse de inmediato a intentarlo.

Cuando en el primer año de Universidad, con 17 años, me enseñaron las primeras nociones de programación (if, for, while y funciones), me encerré durante varias semanas e hice un Tetris en TurboPascal7 en un sólo fichero que tenía más de 3.000 líneas.

Cuando en la actualidad necesito saber sobre cualquier cosa, me documento yo mismo en Internet. Si necesito aprender una nueva tecnología: igual.

No hace falta exagerar

Sólo matizar que no hace falta exagerar (y yo a veces lo he hecho), con el pensamiento propio, no hace falta ser soberbio para pensar por uno mismo, o despreciar lo que opinan los demás o los estudios existentes sobre el asunto en cuestión. No hablo de eso. Hablo de, una vez todos los recursos expuestos sobre la mesa, uno tiene que intentar aportar su propio criterio a los mismos, con objetividad, con visión “científica” y “experimental”.

Hablando de las Europeas: PartidoX

Así que cuando mi amiga Laura me comentó acerca del PartidoX, busqué información sobre él en la web, pensé sobre ello y decidí votarlo en las próximas elecciones. Así de fácil.

Sin pensar demasiado en el PPSOE o en el Voto útil, por ejemplo.

Mi conclusión

Cuidado, no quiero decir con este Post que la gente deba votar al PartidoX, por ejemplo, esa ha sido mi elección en un caso concreto, como es éste. Sino que tenemos un problema (¿o un hábito?) que nos afecta en más cosas de las que creemos.

Ese problema es QUE NO PENSAMOS POR NOSOTROS MISMOS

– Salgamos de nuestra zona de confort

– Sometamos nuestras opiniones a experimentos, añadamos visión científica

– Un poquito de Lean y pensamiento Ligero

– No temamos equivocarnos

– Confiemos en nosotros mismos

Y… no creo que sea ya, pero quizás sí dentro de 15 años, tendremos una sociedad más acorde a lo que nos gustaría que fuese.

Telegram, la alternativa a Whatsapp y el voto útil

Hace muy poco escribimos un post en Sopinet, indicando algunas bondades sobre la nueva alternativa a Whatsapp: http://www.sopinet.com/el-software-libre-la-oveja-negra-o-blanca-o-telegram-la-alternativa-whatsapp/ El artículo quedó bastante técnico, y es que, en Sopinet hacemos consultoría web/app de problemas complejos.

No obstante, motivado por la lectura de este Post: http://www.celularis.com/opinion/telegram/ que el gran Jesús Duarte me hace llegar, me veo obligado y con ganas de escribir un artículo más detallado sobre Telegram.

Algunas Bondades de Telegram

  • Gratuito de por vida y sin publicidad
  • Software libre (gracias a ello ya hay algunos clientes de escritorio (PC), webs que permiten conectar y más cosas que llegarán)
  • Disponible en varios dispositivos (también en tablets)
  • Mejoras respecto a Whatsapp, como que puedan entrar más de 30 personas en un grupo, entre otras

Problema: Whatsapp domina

El problema incuestionable es que si Whatsapp sigue dominando el panorama de comunicación vía Smartphone es difícil que nadie le quite el puesto, por aquello de las costumbres de la gente. ¿Verdad?

Voto útil

Y aquí es donde, inevitablemente, y a pesar de que mi amigo Antonio me diga que mezclo churras con merinas… me acuerdo de aquello que se repite cada 4 años en España: “hagamos de nuestro voto un voto útil”. Pues bien, sucede que cada 4 años, la gente vuelve a votar, y a la gente (se supone que a una gran parte) le encantaría no votar a los de siempre, porque los de siempre no aplican democracia interna (ni externa), son corruptos, nos engañan… en fin, lo de siempre. Sin embargo, cuando llega la hora de elegir nos acordamos: “ohhhh, pero como voy a votar a algún partido minoritario, según el sistema electoral no va a servir para nada”. ¿Verdad?

Curiosamente es un caso parecido a lo de cambiar Whatsapp por una aplicación mejor.

Zona de Confort, ¿salimos?

kjkjkj

Pues bien, más allá de que siempre hay gente (¿quizás una mayoría?) que no quieren salir de su zona de confort, sus costumbres, su Whatsapp y su PP/PSOE/IU… hay otros que sí queremos. Así que os hago un llamamiento, personas que pensáis por vosotras mismas: ¡VÁMONOS!

– Desintala Whatsapp e instala Telegram

– Pasa de partidos con 40 años, que mantienen una guerra civil aparente para comerte la cabeza y pensar que la política es una batalla Izquierda-Derecha en lugar de una cuestión de SENTIDO COMÚN, JUSTICIA y SINCERIDAD

Dejemos de depender tanto de los demás y veamos que pasa, a lo mejor somos más los que pensamos por nosotros mismos de lo que creíamos en un principio.

Educación: Ahora lo entiendo todo.

A falta de terminar de ver la última media hora de la película/reportaje: La educación prohibida, ya puedo sacar algunas conclusiones y atar pensamientos propios.

Siempre he pensado que la escuela era un lugar ridículo donde no se daba importancia a la creatividad, donde se detenía mi aprendizaje y las directrices formaban una linea indiscutible a seguir.

Aún recuerdo cuando en cuarto de EGB, mi profesor Don Carlos planteaba una pregunta/reto que daría paso al tema: Correspondencia en fracciones. Nos dejó apenas unos minutos para pensar cómo resolverla, y vi un halo de luz pensando que podría realizar una división y posterior multiplicación para solventar dicha correspondencia; solución que no era válida porque daba lugar a números decimales y no era lo que se buscaba, a pesar de no haberlo especificado. Lo cierto es que no recuerdo muy bien todos los detalles, sólo que estaba sentado cerca de mi compañero Antonio Romero que me miraba extrañado. Don Carlos permitía, tras su explicación (y mucha insistencia por mi parte) que saliese a la pizarra a mostrar mi fugaz descubrimiento, mientras el resto de la clase, incluido el profesor, no mostraba ningún tipo de interés. Años después descubrí que para mi idolatrado Don Carlos yo era un enteradillo (lo sigo siendo, por cierto).

No menos drástico fue el escarmiento anticreativo que me intentaron dar en el instituto, liderado por un actual artista reconocido y seguido por otros personajes. En mis tiempos de disfrute con el dibujo, anime e incursión en el erótico Hentai… tras robarme el último de los tebeos que estaba realizando se me tachó de haber pintado a chicas del instituto desnudas. Sobra aclarar dos cosas: los tebeos Hentai suelen desarrollar sus historias sobre institutos/colegiadas y cualquier acto creativo está basado en algún tipo de experiencia aunque en mi caso siempre intento huir de esto lo máximo posible. Resulta curioso ver como algunos de estos inquisidores se hacen los suecos cuando me ven por la calle.

Con estas dos pequeñas historias personales, sólo pongo de manifiesto lo que se dice y explica en La educación prohibida: nuestra educación pública y obligatoria es un lugar de encarcelamiento, que nos prohíbe crecer en lo importante, no nos deja equivocarnos, explotar, cuestionar, elegir.

Y eso es lo que somos ahora, muñecos torpes sin capacidad para tomar decisiones, peones manejados fácilmente, sin pensamiento propio, sin criterio, necesitamos recurrir CONSTANTEMENTE al exterior, a las normas, a la justicia, para poder saber qué está bien o qué está mal. Somos incapaces de pensar acciones básicas no violentas que hackeen el sistema político que está burlándose de nuestra soberania. No entendemos qué es el capitalismo y por qué vivimos en un mundo como éste, y no es que no lo entendamos porque no sepamos de economía, es que no tenemos ni la inquietud de la pregunta, nos hemos tragado todo lo que nos han enseñado tan literalmente que hemos perdido cualquier capacidad de pensamiento divergente.

Es triste pero yo creo que cierto, el cambio social/económico/político… que necesitamos, no sera posible sin un cambio educacional profundo, somos una inmensa mayoría de borregos incapaz de actuar por voluntad propia, movida, únicamente, por el miedo. El miedo a tener menos dinero, a no tener casa, a no tener trabajo…

Educación publica y OBLIGATORIA ¿eh? Ahora lo entiendo todo.

Crisis: ¿Cómo fue y Cómo “arreglarla”? (el otro camino)

Yo no soy economista, ni analista, ni experto en bolsa… Soy informático de profesión con otras actividades creativas adicionales por diversión. Para realizar este pequeño artículo no he necesitado nada más que leer y pensar.

Evitando los “detalles” de que en España nos gusta ser intermediarios, perezosos, vamos “a la que salta”, defraudamos a hacienda, etc (de acuerdo, no todos). Me voy a centrar en donde está la pasta gansa, es decir, cuando empezamos a hablar de miles de millones de euros.

¿Cómo fue?

Para comenzar con mi pequeña explicación del porqué de esta crisis, y cómo la estamos afrontando, os voy a dejar un gráfico, sencillo, pero bastante completo, que posteriormente explicaré:

Bueno, en el gráfico se puede ver cómo, la mayoría de los ciudadanos depositamos nuestros ahorros en los bancos, estos los invierten, especulan, juegan a la lotería… (o como lo queramos llamar)  y el resultado puede ser de dos tipos:

  • Se gana pasta (Camino Verde): En ese caso los bancos ganan, y mucho, porque han jugado nuestro dinero con un alto riesgo de perderlo… y han ganado. A nosotros, a veces, nos dan algunas migajas: un mejor tipo de interés, nos quitan esas comisiones por todo que solemos tener y algún que otro regalo.
  • Se pierde el dinero (Camino Rojo): Este caso lo conocemos muy bien, porque es reciente. Los bancos pierden la pasta porque, increíblemente, tienen tal especulación montada que caen en sus propios paquetes basura y no son incapaces de discernir entre un proyecto rentable y una nube de humo. Además, al caer el precio de sus bienes, sigue cayendo la tasación sobre sus activos. Finalmente, el gobierno rescata los bancos y nosotros pagamos este dinero al gobierno, que, no tiene un duro, al contrario, sólo tiene deudas y con los rescates consigue tener más deudas.

Cómo “arreglarla”

He puesto arreglarla entrecomillado, porque no creo que sea fácil ni adecuado hacerlo, lo que deberíamos hacer es sentar las bases para que no ocurra más y me explico con un símil:

He dicho al principio que soy Informático de profesión, en mi trabajo es “habitual” que pierdas un trozo de código, una página web, una aplicación o un servidor entero por alguna catástrofe o inesperado problema. Cuando esto ocurre, rápidamente te preguntas: ¿tengo copia de seguridad? si no la tienes te echas las manos a la cabeza e intentas, desesperadamente, acceder a ese contenido que tienes perdido, roto, ofuscado… pero claro, habría sido muchísimo más fácil tener copia de seguridad.

Dejándonos de comparaciones, sólo diré: mejor prevenir que curar.

Por tanto, mi sugerencia es: no nos ofusquemos con la crisis actual; lo roto, roto está. Quiero decir, vamos a sentar las bases para acabar con esto, busquemos una forma de romper ese sistema para que aquello que ya ha pasado una vez no siga sucediendo.

Analizando el gráfico, vemos que todo va bien hasta que las entidades bancarias invierten nuestro capital donde a ellos les da la real gana, sin consultarnos, sin medida y, según parece, sin tener mucha idea. Siguiendo las flechas, observamos cómo nuestro(s) querido(s) gobierno(s) no “castiga” a esas personas que pierden miles de millones, sino todo lo contrario.

Nuestras primeras respuestas salen de inmediato “que los banqueros no pierdan nuestro dinero, que los políticos no nos engañen y no nos utilicen para pagar lo que estiman imprescindible…”. Podemos decir eso, sí, ¿pero sirve de algo? ¿Estamos nosotros aportando algo más que palabras (huelgas, posibles y futuros actos violentos, etc), para que eso ocurra?

Sin embargo, yo voy a proponer una acción real para los Ciudadanos: vamos a no llegar a darles el poder, no les demos ni el dinero a los bancos tradicionales, ni el voto a los partidos tradicionales. Evidentemente, esto no lo he inventado yo… simplemente explico mis gráficos y mi análisis, basados en muchísimas otras personas que piensan como yo.

¿Y como podemos hacer eso que digo? Pues nuevamente nuestros diagramas nos aclaran la situación:

Votemos a otros partidos y evitemos bancos que especulan con nuestro dinero (la gran inmensa mayoría por cierto).

Como podéis ver… hay otro camino alternativo, y tan sólo depende de nosotros (eso sí, tenemos que ser TODOS o una gran mayoría), podríamos hacerlo efectivo por nosotros mismos, sin ruegos, sin exigencias… a veces se nos olvida cuál es nuestro mayor poder, dormidos y domados por el sistema, el voto y el dinero, ese es nuestro poder.

El Camino Amarillo

Los políticos que tenemos sí que nos representan.

A menudo me encuentro en mi día a día con gente a la que no le importa saber mi opinión. Gente, que no quiere escuchar y, aunque me entienda, no lo reconoce porque lo interpretarían como una derrota. Durante el desarrollo de las nuevas tecnologías y desde que “estoy” presente en ellas, desde que tengo mi primer 486 con Internet hace unos 15 años, me doy cuenta de que el mundo virtual de Internet se intenta desvirtuar cada vez más, la gente no comprende que Internet es (o podría ser) el único medio de comunicación libre, un lugar donde exponernos sin miedo, un sitio en el que no temer la crítica, en el que haya pluralidad, democracia, sinceridad, transparencia, ese sitio que todos demandamos pero que no queremos que se “ejecute” sobre nosotros mismos.

A lo largo de mi vida he conocido a algunos comunistas – o gente con pensamientos de izquierdas – que me confesaban abiertamente que su ideología era fruto de su capital y que si mejoraban su economía “automáticamente” pasarían a tener un pensamiento de derechas.

Quizás, o mejor dicho: seguro, yo me he comportado de alguna de esas maneras en algún momento, como todos nosotros.

Estas palabras no van dedicadas a aquellos sobre los que decidí no dedicarles ni un minuto más de mi tiempo, estas palabras pretenden realizar una reflexión en voz alta. Sólo intento hacer uso de mi Blog, que aunque muchos “jóvenes internautas” no lo sepáis, un blog es un espacio personal donde compartir opiniones y no un lugar donde realizar campañas electorales o promocionar una empresa. Como decía, sólo intento expresar mi opinión libremente, porque si no podemos ser lo que queremos ser nosotros mismos, si no podemos comportarnos de forma adulta, sincera, respetar la opinión ajena, ser coherentes, no mentir, democratizar nuestro entorno, empatizar… ¿cómo podemos exigírselo a nuestros representantes políticos? ¿acaso no son ellos, simplemente, nuestro reflejo, una muestra del conjunto?

Lo peor de la situación actual, como dice un amigo mío con el que a veces charlo en la cocina, no es que los políticos no sean los adecuados, lo peor es que son el reflejo de nosotros mismos, si examinas pequeños proyectos, colectivos, grupos de personas, empresas… te das cuenta de que el funcionamiento es muy parecido al que tenemos en la política: rumores, mentiras, conspiraciones… (aunque por supuesto a menor escala).

Somos lo que somos, ¿no, nos gusta? habrá que cambiar, pero sin gritar tanto al de enfrente y haciendo un esfuerzo nosotros mismos. Porque… sino recordad, ¿no ha sido cuando os habéis esforzado vosotros mismos cuando habéis conseguido las cosas más gratificantes en vuestra vida?

¿Para qué sirvió mi voto…

Y el de algunos de mis familiares más cercanos?

Pues tras la decepción de ayer, pensando que no sirvió absolutamente para nada, hoy reflexiono y analizo los resultados de las elecciones desde otro punto de vista.

Que la mayoría de los Españoles quiera seguir bajo la batuta de los mercados, los poderosos, Europa y los bancos… es “normal”, el PPSOE iba a ganar estas elecciones, y con eso yo ya contaba.

Sin embargo, con lo que no contaba era con esa repartición de votos a los partidos “pequeños”. IU, CiU, UPyD, Equo, etc.

El análisis que hoy hago de los resultados es que de los más de 60 escaños que pierde el PSOE, sólo 33 los “coge” el PP, y el resto van a esos nuevos/viejos (al menos distintos) partidos minoritarios; esto es: hay mucha gente que está saliendo del bipartidismo.

Mi voto ha sido uno de los 200.000 que ha tenido Equo, partido, que no tiene representación política (¿cómo se te queda el cuerpo? #reformaleyelectoral)

Con todos estos datos puedo deducir: Mi voto ha servido para poner de manifiesto la pluralidad que el pueblo español está adquiriendo. Mi voto se ha unido al de todas esas “minorias” y está diciendo: “no queremos PPSOE, reforma de ley electoral, democracia real ya, no nos mintáis más, no os queremos: ni mercados ni banqueros”.

Ese ha sido mi voto y al final.. sí que ha sido un voto útil, seguro que para las próximas elecciones, somos más los que nos separamos para manifestar lo mismo.

Etiquetado ,