Amigo

Hace ya más de un año que te fuiste, yo estaba tocando canciones cuando me llamó Andrés para contármelo, recuerdo como dejé de tocar y cogí el teléfono y él me lo dijo.

Estaba tocando canciones mías y de Chaouen en ese momento, de esas que tú conoces tan bien. No puedo avanzar si no me dirijo a ti en presente, deseo de todo corazón que de alguna forma te lleguen mis palabras, porque me da mucha pena y rabia, amigo, no haber tenido el valor de poner palabras y de devolverte tu amistad como te mereces.

Me enseñas en cada momento, yo soy una persona que a veces se marca objetivos que no tiene la fuerza de conseguir, y tú tienes esa fuerza.

Recuerdo aquella vez que tocaba una melodía y tú llegaste a nuestro piso de estudiantes y me dijiste una frase para comenzar esa canción y ahí se quedó, cogí tu maravilloso regalo. Quiero recordar que fue para Pequeña, nuestra obra maestra, ese “Sucio, quién regula su moral para juzgar de mil maneras”.

Recuerdo tu risa, tu humor, tu fortaleza, tu sensatez, tu profundidad, era un gusto enorme tenerte cerca y disfrutar de ti.

Compartía contigo mis mayores dudas y miedos, siento por ti un profundo respeto.

Recuerdo justo antes de empezar mi episodio de brote psicótico hace ya como más de 10 años, estando en Madrid y antes de coger el metro que iba de Las Rozas a mi casa, como te llamé por teléfono buscando un apoyo y te dije algo como que pensaba que yo era muy mala persona, y tú utilizaste la frase que yo solía repetir a menudo: “cada uno es como es”.

Recuerdo cuando una vez me dijiste que el miedo que sentimos a la muerte es simplemente un problema de vanidad y ego, cuando dejamos de intentar ser dioses ese miedo desaparece. ¿Sabes qué amigo? No te voy a decir que no tenga ya miedo a la muerte… pero sin duda mi percepción sobre ella cambió cuando tú te fuiste y ahora me duele tanto que no estés que me parece injusto querer quedarme.

Así… que aunque me jode un montón porque soy de ciencias puras, ojalá tenga la suerte de verte otra vez cuando el momento llegue.

Hasta entonces te pido que me dejes utilizarte, que me dejes seguir aprendiendo de ti amigo, porque eres muy grande, sumamente grande y no dejas de enseñarme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: