Remar hacia mi, conmigo

Nota: Este post es un borrador escrito el 20 de Marzo de 2014

Mi madre dice que cuando era pequeño y estaban demoliendo nuestra casa antigua, me quedé mirándola y le dije: “mamá, ¿por qué están peleando la casa?”. Aunque el recuerdo que yo conservo es de estar sentado viendo como construían la nueva.

Como primera “pasión”, dije que quería ser albañil. Nada como construir cosas.

Siempre he creído que quería hacer cosas nuevas, importantes, muy mías y que ayudasen. Siempre he creído que necesitamos sentirnos más cerca de los demás. Siempre he creído que las cosas no tienen por qué ser siempre iguales. Que hay muchas maneras de hacerlas, tantas como personas. Que hay que luchar por ser distinto y defender y realizar, desde nuestras propias posibilidades, los cambios que queremos que ocurran en la sociedad.

Cuando hace una semana empecé a pensar en la idea de montar una sociedad y dejar de ser autónomo con asalariados, como hasta ahora, empecé a dudar. He recibido consejos como: “¿De verdad vas a regalar lo que tanto esfuerzo te ha costado?”; o “Ponerse de acuerdo es difícil, eso de los socios…”. (Cabe decir que agradezco enormemente los consejos, siempre).

Recuerdo ahora, también, algunos consejos sobre la gente en prácticas: “Las prácticas son para que pruebes, si no te gusta la persona pues pruebas a otra”.

barquero-remando-3

Insisto, valoro mucho los consejos, sin embargo, si pregunto dentro de mi encuentro otras respuestas:

  • Creo que es bueno compartir: cosas buenas (un negocio) y cosas malas (problemas, responsabilidades…)
  • Creo que TODAS las personas merecen y pueden trabajar. No sé cambiar a una persona por otra… lo siento, pero siempre intentaré buscar otra vía (mátenme).
  • Creo en las experiencias, en disfrutar, en que tenemos una sóla vida y hay cosas mucho más interesantes que hacer que acumular dinero. Cosas que, además, aparte de que sólo se pueden hacer en compañía, las disfrutarás siempre más de ese modo.

Saben lo peor… que muchos opinamos así, y sin embargo, nos cuesta poner en práctica nuestras ideas. Da igual en qué “lugar” de la cadena estés. Muchísimas veces caemos en los tópicos, en el egoísmo, en cerrar los ojos, en lo de siempre… y muchísimas otras veces, de boquilla… lo criticamos.

Por tercera vez, para que no pase desapercibido, valoro mucho los consejos, siempre; y yo mismo he dado ese tipo de consejos.

Gracias a ellos, me he dado cuenta de que debo seguir con paso firme, construyendo las cosas más cerca de mis principios, porque eso es lo verdaderamente importante cuando uno tiene que tomar una decisión vital.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: