Izquierda, Derecha, Izquierda, Derecha… ¡Copón!

La semana previa a las últimas elecciones nacionales, mientras visitaba los programas electorales de los partidos más nuevos y minoritarios, una noche, dije entre sueños: “Izquierda, derecha” varias veces, terminando por exclamar: “¡Copón!”.

Me lo contó mi compañera y mi vida: María José, a la mañana siguiente, realmente no recuerdo si ocurrió los días previos a las elecciones o quizás un día después de que tuviesen lugar, tras ver los resultados.

Sea como fuere, sirva la anécdota para señalar lo cansado que estoy ya de la película de la guerra civil española; porque sí, la Izquierda y la Derecha, el pueblo contra los ricos… no es algo exclusivamente Español ni exclusivamente de esta época, evidentemente, pero desde mi punto de vista sí que es algo anticuado y que debería haber evolucionado hace ya muchos años.

Porque lo de situarse como “persona de derechas” o “persona de izquierdas” ante la política, así, simplemente, me parece algo irrisorio, una reducción al absurdo de un conjunto de pensamientos muy amplio.

Voy a listar algunos tópicos a modo de ejemplo, de acuerdo, son algo exagerados:

· Pensamiento de izquierdas: Todos tenemos que ganar igual, el que se esfuerza, invierte y/o trabajo mucho, y el que no hace nada o poco.

· Pensamiento de derechas: La economía es una prioridad. La sanidad, los derechos sociales, o algo tan simple como no mentir al pueblo, son capítulos secundarios, lo más importante es mantener a flote la economía y que el sistema no se hunda más.

· Pensamiento de izquierdas: No soy cristiano (pensamiento) porque la iglesia (institución) es un estado que sólo busca poder y dinero.

· Pensamiento de derechas: El trabajador tiene que estar por poder aprender un oficio, cobre poco, nada o mucho. Si la empresa va bien, el trabajador no ve ninguna recompensa, si la empresa va mal el trabajador sufre reducción de jornada y/o sueldo.

Deberíamos hablar ahora de JUSTICIA, con todas las letras, y no de la justicia que a mi me interesa, sino de la justicia real, y esa es la que es justa de la forma más objetiva posible.

Sin duda el que se esfuerza tiene que ganar más que el que no lo hace, es justo, incluso creo que la gente de izquierdas estaría de acuerdo con eso hoy en día (a pesar de que el comunismo se traduciría en ganar todos lo mismo en un sistema como el nuestro).

También es obvio que si una empresa va mal y el jefe se permite bajar los sueldos de los trabajadores, deberíamos volver a subirlos e incentivarlos cuando la empresa va bien, me parece igual que de justo que lo anterior.

Entonces, ¿qué sucede?, clama al cielo que nuestro pensamiento sea injusto con el prójimo, ¿no? sobretodo el pensamiento de alguien de izquierdas o de un cristiano (derechas). Pues es fácil, desde mi punto de vista la lucha de clases, es una lucha personal y egoísta, es decir, yo quiero y considero justo lo que a mi me viene mejor, si yo pasase a ser empresario o a tener mayor poder adquisitivo otro gallo cantaría e interpretaría la justicia de otro modo.

Realmente es un problema humano, nos cuesta mucho empatizar y ponerlos en la piel de otro, abstraernos y pensar en la JUSTICIA real nos cuesta muchísimo.

¿Es justo que un banco (o peor aún una antigua caja de ahorros), especule con nuestro dinero hasta que lo “pierda” en inversiones poco rentables para luego tener nosotros que apechugar con su juego de lotería?

¿Es justo que un grupo de personas atraquen un supermercado en el nombre de la solidaridad, poniendo en entredicho la seguridad en general y en particular de todos nosotros? personas, las cuales, muchas de ellas, quizás sean partícipes del sistema financiero y bancario, teniendo su dinero en bancos como el citado arriba, o incluso, habiendo pedido préstamos o hipotécas, productos bajo los cuales se especuló y formaron parte de ese agravamiento económico.

Y siguiendo con la seguridad… ¿a alguien le apetece comprar una escopeta para defender su casa? porque es eso lo que estamos defendiendo con actuaciones como atracos. ¿No sería más sensato, si no te gusta lo que está pasando, empezar por votar a otros (y no hablo de PPSOE, IU, evidentemente) y retirar el dinero de esos bancos que tan poco nos gustan?

¿Es correcto y moral que IU aproveche todo lo que está pasando para conseguir más votos? ¿Son ellos ejemplo de buen-hacer y de la poca corrupción?

En fin, me extiendo mucho, y quisiera sólo hacer hincapié nuevamente en lo que he venido a contar en este post, básicamente, que no nos dejemos manipular, ni por el pasado, ni por las palabras, ni por nuestro egoísmo, ni por el auto-engaño. Si creemos en el cambio (y yo profundamente lo creo, lo necesito, lo reclamo), debemos obrar con madurez y con decisión propia, reflexionar sobre la JUSTICIA y apostar por ella, sin miedos, sin actos heroicos, estúpidos y aislados, sin posicionarse de una forma tan arcaica.

Hay muchas alternativas para hacer las cosas, y si ninguna nos gusta incluso podemos crear las nuestras; somos libres, y podemos organizarnos, comunicarnos… ahora más que nunca.

Izquierda, Derecha… ¡Copón!

Anuncios

2 pensamientos en “Izquierda, Derecha, Izquierda, Derecha… ¡Copón!

  1. […] digo además, porque a mi Podemos no me convence para nada. El simple hecho de hablar de izquierda y derecha me resulta muy muy […]

  2. […] me recordarán (pocos), por mi artículo de “Izquierda – Derecha“, en este artículo vengo a decir algo parecido, pero como es noticia (o era, antes de la […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: