Tus regalos.

Tus besos son bezos con Z,
largos de tamaño como su deletreo,
fuertes y sonoros al deseo.

Tus muaks tienen la u repetida: “muuuuuuuuak”,
pegada a la piel, a segundo por instancia,
con la fragancia que desprende apretarse.

Tus labios son frutas exóticas
ellos desprenden el jugo de tus besos,
ojalá nunca se acabase recorrerlos
y los pudiese probar eternamente.

Tus mordiscos son todavia muy suaves,
quiero que me tatúes el hombro
para que mis ojos, si yacen, puedan recordarte.

Tu boca lo envuelve todo:
tus besos, tus labios, tus mordiscos,
y a veces añade dos palabras a su contenido,
cuando eso ocurre,
la envoltura se convierte en papel que esconde sorpresa,
y estallo de alegría,
abriéndolo rápido
y mirándolo fuerte,
cerrando la puerta
sin el parpadeo que sacude mis ojos.

Tus besos, tus muaks, tus labios, tus dos palabras,
y tu boca que todo lo envuelve:
no son de nadie,
pero yo quisiera recibirlos cuales repetidos regalos
para siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: